Alicia en el país de los casinos

La historia de Alicia es la historia de la mamá de una amiga,  la historia de una mujer, de una esposa y la de una familia. Su historia es anónima, pero tiene nombre y apellido. Su historia es única, pero representa el sufrimiento de muchas personas en nuestra sociedad.

La soledad es la nueva enfermedad del siglo XXI,  afirman algunos.

Estamos rodeados de estímulos, de gente, de tráfico, de bulla, luces y tecnología… sin embargo, ¿cuántas veces nos sentimos perdidos en medio de esta vertiginosa rueda que es la vida y que no parece detenerse a mirarnos, escucharnos y prestarnos un poco de atención?

Cuando nos sentimos solos hacemos cosas absurdas y nocivas para nuestra salud física, mental y espiritual.

Y es la soledad de Alicia la que da comienzo a esta historia que comparte con nosotros:

“Empecé a jugar para distraerme, para llenar mis días. Iba al casino aunque ni siquiera me gustaba. Lo más irónico es que al principio era yo la que les prestaba plata a mis amigas, me sentaba y miraba como jugaban…”

Jugar para distraerse. Jugar para olvidar. Jugar para llenar un vacío.

“Después empecé a ir sola, el tiempo se me pasaba volando. Me desconectaba de todo y sentía que me estaba regalando una distracción que me merecía.”

Te sientas frente a una máquina hora tras hora, día tras día, año tras año. Hipnotizada por el sonido de las moneditas, por la ilusión de ganar. Y frente a ese pasatiempo vas perdiendo tu dinero, tu identidad, tu dignidad, tu familia y tu vida.

El sistema de los casinos está diseñado para que siempre perdamos. Inclusive cuando ganamos sólo nos están dando el estimulo para seguir perdiendo.

“El ludópata NO va al casino a ganar. Cuando gana sigue jugando hasta perder y cuando pierde  sigue jugando para recuperar. Distorsionas las cosas de tal modo que pierdes la noción de todo. Se te enferma la mente y el alma.”

Los casinos son la casa del diablo… está afirmación puede parecer exagerada, pre juiciosa y cucufata. Sin embargo, cuando tomamos conciencia de cómo operan éstos y de lo que generan en sus clientes más asiduos, podemos empezar a verlos con ojos más críticos.

Los casinos te dan la bienvenida las 24 horas del día con sus luces multicolores y una gran sonrisa en la puerta.  Te invitan licor, comida y te brindan todas las comodidades para que te sientas bien y pases ahí gran parte de tu día y de tu vida.

La bienvenida a un mundo que parece de maravillas pero no lo es. En él te puedes escapar, deslumbrar y terminar perdiéndote.

Sabemos que el diablo no siempre tiene cachos y cola.

“La adicción te convierte en una persona impulsiva y agresiva. Era capaz de hacer cualquier cosa para lograr lo único que me importaba en la vida : estar en carrera. Entrar al casino era como llegar a la meta. Decía que estaba en misa, que me iba a rezar el rosario, que estaba con alguna amiga.

Descuidé a mi esposo, a mis hijos y a lo más preciado que me había regalado la vida: mi nieto. Salía del casino con el alma en el suelo y los bolsillos vacíos. Llegaba a mi casa avergonzada y me tomaba hasta 20 pastillas de clonazepam

Ya no voy a volver a jugar nunca más. Se acabó. Lo juro.

 Una fuerza maligna me arrastra al casino. Esa fuerza soy yo misma. Vuelvo a recaer. Otra mentira más que importa. Me olvido de recoger a mi nieto en el colegio, se queda llorando esperándome. Invento que me han asaltado con pistola. Digo que necesito comprar medicamentos para mi madre enferma. Vendo mi carro. Pido plata prestada. Me endeudo con Ripley una vez más.”

La ludopatía es una adicción que no tiene cura. Es algo que vivirá por siempre en la persona.

El adicto no se cura, pero sí se puede recuperar.

En Alicia, y su valioso testimonio, tenemos una prueba de eso.

“Cuando sentí que había tocado fondo porque no tenía ni un centavo, le confesé a mi esposo  que era jugadora. En 4 años había dilapidado los ahorros de 35 años de nuestra vida. Mi esposo es artista y soy yo la que manejaba la economía del hogar así que él no podía sospechar que, en esos años de inconsciencia, había conseguido dejar a mi familia en la total bancarrota. Me jugué todo nuestro dinero. Mi hija tuvo que empezar a pagar nuestras deudas y  a mantenernos. Perdí la confianza y el respeto de todos mis seres queridos. Confianza que hasta el día de hoy sigo tratando de recuperar.”

 La adicción no se cura…

La adicción siempre será una sombra en la vida de Alicia y su familia.

No puedes vivir pensando en el pasado porque te condena. No puedes vivir del futuro porque no existe. El día HOY es la meta.La meta de vivir con el espíritu renovado a pesar de los fantasmas. Vivir con la frente en alto a pesar de los errores.

“Con la ayuda de mi familia empecé a tratarme. El camino no es fácil. Me costó muchísimo tiempo y esfuerzo empezar a recuperarme y a entender lo que me había pasadoLo más difícil fue aprender a perdonarme. Lo hice cuando entendí que estaba enferma y que esa enfermedad fue la que me hizo actuar tan salvajemente.”

La ludopatía no respeta edad, clase social ni económica. Empiezas como jugando y se vuelve progresiva… si no la tratas a tiempo existen sólo tres caminos posibles:  la muerte, la cárcel o la locura.

“Aceptar lo que me sucedió me ayudó a transformarme  y en este arduo y constante camino de recuperación voy de la mano con la gente de Andenes.  Con este testimonio deseo ayudar y alertar a las personas, si lo logro aunque sea con una persona, mi objetivo está cumplido.”

“Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma” (Carl Jung)

 

 

·Sólo en Lima existen más de 60,000 máquinas tragamonedas. Cada una deja una utilidad promedio de un millón y medio de soles mensuales.

··Andenes (Centro de Recuperación) 2434975, 4458441

Anuncios

13 pensamientos en “Alicia en el país de los casinos

  1. impresionante. En la ciudad de Lima hay casi tantos casinos con chifas. Mientras en los últimos la gente se alimenta y sus dueños y trabajadores ganan su sustento, en la casinos las personas pierden su calidad de personas y transitan un atroz camino de degradación

  2. YO VIVI TODO ESTO QUE RELATAN ARRIBA…EL MISMO CUENTO, LAS MISMAS MENTIRAS, LA MISMA VERGUENZA, LOS MISMOS ASALTOS, LOS MISMOS OLVIDOS, LA MISMA IRRESPONSABILIDAD Y LA MISMA CAIDA A FONDO, LOS MISMOS DESEOS DE QUE AMANEZCA Y SEA OTRO DIA PARA SALIR VOLANDO AL CASINO…FUE TERRIBLE, ESTUVE A PUNTO DE PERDER MI MATRIMONIO TB,; PUES ME DIJO QUE LA SIGUIENTE VEZ, ENCONTRARIA LA PUERTA CON LA CHAPA CAMBIADA…FUERON MUCHOS LARGOS AÑOS SIN PODER DISFRUTAR A MIS HERMOSOS HIJOS Y A MI ESPOSO Y EL YA NO ME DABA PERO NI UN SOL PORQUE NO CONFIABA EN MI….PERO SIEMPRE UNO SE RECURSEA Y SE VA JALANDO DEL MERCADO, DEL REGALITO DEL VECINO, DE LOS PRESTAMOS, DE SI HAY QUE PAGAR ALGO EN EL COLE ..ETC….SIEMPRE HAY , AUNQUE SEA 5 SOLES PARA TIMBEAR, PERO LUEGO NO TENIA NI PARA COMPRARLE UN CHICLE A MI HIJO, NI PARA UN CAFE CON MI FAMILIA, …NADA…PORQUE MAS IMPORTANTE ES LA TIMBA..ES TERRIBLE Y PIERDES LA DIGNIDAD, EL AMOR PROPIO, EL ORGULLO ..TODO LO PIERDES;
    GRACIAS A DIOS, UN DIA ME ENCOMENDE A EL Y LE PEDI QUE ME SACARA DE ESA PORQUERIA DE VIDA…ALGO HIZO UN CLICK EN MI MENTE Y DEJE DE UN DIA PARA EL OTRO …NO NIEGO DE QUE HE IDO ACOMPAÑANDO A AMIGOS UN PAR DE VECES, PERO ES COMO CUANDO COMES ALGO QUE TE CAE MAL…TU ESTOMAGO SE QUEDA RESENTIDO SIEMPRE CON ESE ALIMENTO, NO ME LLAMA, NO TENGO INTERES ALGUNO, AHORA MI TIEMPO LO DEDICO A MI ESPOSO, A MIS HIJOS Y A MIS AMIGOS Y FAMILIA….Y SIENTO UN PLACER INCREIBLE Y SIEMPRE ME DIGO : ” LO QUE ME PERDI, POR ESTUPIDA.” ESOS AÑOS PERDIDOS NO VOLVERAN JAMAS U ESO ES LO QUE ME CONSUME POR DENTRO; MIENTRAS; CADA DIA ME ENCOMIENDO A DIOS Y LE DIGO QUE ME DEJE COMO ESTOY; QUE SOY FELIZ, QUE ESTA VIDA DE AHORA, ES LA QUE QUIERO Y YA LLEVO DOS AÑOS ASI. espero mi testimonio tambien los ayude de alguna forma.

  3. Fiore que increible y valiente tu testimonio me encanta, tu eres tan espontania y sincesra que en estas palabras los que no te conocen lo pueden notar.

  4. “LA CASA DEL DIABLO” : Te ofrecen trago, cigarros, comida, colores , atencion las 24 horas del dia a cambio de tu familia, de tu tiempo, de tu dinero, de los ahorros de tu vida, de tu dignidad, de tu orgullo, de tu palabra, de tu alma.

    Para mi no es exagerar cuando lo llamas asi, no tienen otro nombre los casinos mas que “La casa del diablo” estan llenos de gente con muchas carencias y el diablo abusa de eso, casi todos los alcoholicos y drogadictos tambien terminan sus juegas ahi por que es el unico lugar donde los aceptan las 24 horas del dia. Ya sus amigos estan cansados de la juerga y van a casa y como ellos no tienen donde ir terminan ahi en “La casa del diablo”

  5. Como quisiera que mucha gente tuviera la oportunidad de leer estas historias que si son reales, verdaderamente las felicito a esas personas por su valentía y sinceridad,se que saldrán adelante con la ayuda de Dios porque si están con el,quien contra el.

  6. GRACIAS MARISOL, TODA UNA PÁGINA DE AYUDA, NO SOLO A LOS LUDÓPATAS, SINO A LAS FAMILIAS QUE HEMOS SUFRIDO ALGUNA DE VEZ DE CERCA ESTE MAL. NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR, NUNCA!
    CECILIA

  7. no olvidemos que esto es desastrozo, y nos hunde en los pantanos mas, oscouros,e y tengamoslo bien presente se enferma el alma , el cuerpo y la mente es una adiccion , como culquier otra, se pierde la familia muchas vece ,salgo invarolable, gracias marisolpor tu ayuda

  8. Que fuerte pero que cierto…
    Realmente a veces uno no piensa en las consecuencias y no es hasta cuando estas totalmente embriagado del vicio cuando te das cuenta que no solo te hiciste daño a ti mismo sino que tu vicio repercutió en las personas que mas te quieren y al final no solo te tienes que salvar a ti sino también salvar la relacion con las personas mas importantes en tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s