Dime de qué colegio eres… y te diré quien eres

El concepto no es nuevo. Tal vez cambian los actores y el escenario, pero la idea sigue siendo la misma: en Lima, por más que hayamos evolucionado en muchos aspectos, sigue existiendo la insignia de la cultura rebaño.

Recuerdo un episodio – para ilustrar lo que expongo- que me sucedió hace muchos años cuando salía con un chico.

Como éramos apenas adolescentes, él me invitaba a salir, pero era su mamá, la que amorosa, nos hacía de chofer.

En uno de nuestros primeros dates  la señora, como para conocerme un poco más, me empezó a meter letra.

– De qué colegio eres?

Antes de darme tiempo a responder, pregunta…

– Del Villa María o del San Silvestre?

– No señora, ni del Villa ni del San Sil.

Marisol estudió en el Peruano Británico, un colegio mediano, de perfil bajo y de muy buen nivel académico.

La situación, hoy, me parece harto anecdótica y la recuerdo con una sonrisa y hasta con cariño, sin embargo en ese momento lo único que quería en la vida era ser villamariana o del San Silvestre.

En Lima, igual que hace 20 años, a veces es necesario sentir que perteneces o que eres parte de lo que está de moda según un grupito social.

Hace 20 años para mi ex suegra era importante que la chica que salía con su hijo estuviera en uno de esos dos colegios.

Entiendo que es normal pretender movernos en lo que nos resulta familiar y conocido; sin embargo, si hemos evolucionado y revolucionado en muchos aspectos podríamos también hacerlo al ensayar salirnos de nuestra zona de confort y ampliar nuestros horizontes.

Sigue existiendo mucha gente que mata para que sus hijos estén en los dos o tres colegios que hoy están de moda en Lima.

Por supuesto que todos queremos lo mejor para nuestros hijos, pero convengamos que hay muchos buenos colegios en Lima y no sólo tres.

Hay padres que desean una disciplina rigurosa para sus hijos; otros, por el contrario, un estilo más relajado. Hay niños con evidente inclinación a lo artístico. Familias que buscan énfasis en la formación espiritual… en fin, opciones para todos los gustos y bolsillos.

El colegio es una experiencia de 5 veces por semana por casi 15 años. Esa experiencia deber ser agradable y apropiada, primero para los estudiantes y después para los padres.

Conozco una chica que hizo postular a su hijo 4 veces al Markaham y cada vez que no ingresaba el tema  se convertía en un dramón familiar. Me imagino que el más afectado era la pobre criatura de 3 años que sentía la presión y frustración familiar.

Definitivamente el colegio inglés no era el adecuado para él y ni de lejos la única alternativa para la familia.

No dejo de escuchar lo difícil, casi rayando en lo imposible, que se han vuelto los ingresos a los colegios. Sospecho que esa dificultad está, muchas veces, en el capricho obsesivo de dirigir nuestra puntería –sin miramientos alternativos- a sólo ESE colegio.

Es muy limeño seguir al rebaño. Hacer 2 horas de cola para almorzar en el restaurante de moda. En ESE o en ningún otro.

Veo a mi hija y a sus amigas, cuando van a arreglarse a mi casa, todas con botas idénticas, la cartera exacta, la misma marca de jean. Uniformadas.

Veo exceso de colectivismo y falta de individualidad, no sólo en la manera de vestirse, si no de hablar, actuar y hasta de pensar.

Anuncios

15 pensamientos en “Dime de qué colegio eres… y te diré quien eres

  1. Me gusta muchoooo!!! algo que me llamo la atención es que cuando leí el titulo pensé encontrarme con algo completamente diferente a lo que acabo de leer… buenoo.. en pocas palabras….
    MUY cierto, me metí en el pedacito de tu ”anécdota”, ligero de leer… y altamente recomendable para todas las chicas que están atravesando la etapa de niña a señorita/mujer .
    Un beso y abrazo enorme tia!!

    • Gracias mi Lu por tus comentarios, por leerme y darme siempre ánimos. Gracias también, por ser diferente.
      Vivimos en Lima, nos movemos en un círculo social, vemos y escuchamos cosas que no siempre nos gustan… decirlo : VALE!
      Se te extraña… ya nos desquitaremos cuando venga Ale.

  2. Tienes toda la razón! muy cierto lo que has escrito! me encanto el articulo y es algo que a todos nos ha afectado o pasado en algún momento.

  3. Interesante, mis hijos estudiaron en el Markham, mucha gente buena y mucha gente arribista. Recuerdo que conoci a alguien que coleccionaba bolsas de compras de tiendas de marcas interesantes y metia cosas que compraba en cualquier otro lugar y las llevaba a la hora de salida a la puerta del colegio para “palanganear” de sus compras. La hija nos conto la verdad… Conoci a otra persona que se avergonzaba de ser mestiza y obligaba a sus hijos a decir que eran de raza “Capuli” y por ultimo alguien que nos confeso que habia puesto a su hija en esa escuela esperando agarre algun rico para solucionar la situacion de la familia. No tenian muebles en su casa. Al poco tiempo nos toco dejar el pais y no supe mucho mas de esa escuela, hasta que hace algun tiempo alguien nos comento que era el colegio de los nuevos ricos de Lima, y el lugar donde el menosprecio entre companeros tomaba proporciones insospechadas. Se veia venir desde hace 20 anos.

    • Gracias por compartir tu experiencia. En Lima, si bien hemos evolucionado en muchos aspectos, en otros nos falta mucho. El dinero, a veces, en vez de enriquecer llena de límites y prejuicios.

  4. Hola Marisol,
    Que te puedo decir, me encantan tus articulos.. para mi todo se resume a la huachafada y pituqueria que al final del dia no nos define como personas ni como seres humanos. Huachafada que va desde el colegio a donde vas (como tu muy bien describes), hasta donde vives, que marca de ropa usas, que carro tienes, etc. Claro que nos toco vivir esas etapas en mi linda Lima, ahora mirando atras lo unico que se me pasa por la mente es ” que ridicula sociedad!”, que bueno se puede sacar de todo esto? no lo entiendo, nunca lo entendi pero confiezo que lo vivi, y hasta lo practique. De lo que me doy cuenta ahora ya medio tia (^%%^%) y con tres hijos es que lo que nos llevamos a la tumba son las experiencias vividas en la vida, experiencias limpias y moralmente bien llevadas, esas experiencias no dependen del dinero ni la posicion social, ahora lo entinedo, ya de vieja….

    • Excelente Julia… gracias por complementar lo que escribí con tus experiencias y sentir. Seguro que ahora que has tomado distancia de Lima, al vivir lejos, te das cuenta, con más claridad, de lo ridículos que podemos llegar a ser (me incluyoooo).
      Como bien dices… lo que nos queda en la vida no es la cartera de marca, si no las experiencias y vivencias!

  5. Que terrible la época de nuestros hijos realmente fue así, que complejo el de mi pobre hija, yo que soy abuela no tuve ese problema ya que me siento orgullosa de mis padres de mi nombre y de mi colegio, jámas me sentí mal por todo lo que tuve, ojalá no vengan peores epocas para nuestros nietos…..

  6. Felicitaciones muy interesante, espero que esto llegue a muchas personas para no hacer que lo económico sea un diferencia social. Y bueno yo estudie en colegio estatal en Chiclayo

    • Gracias Jannet por tu comentario y compartir tu experiencia.
      El colegio es una parte muy importante de nuestra vida… no sólo para los alumnos si no para los padres. Esta experiencia debe ser lo más placentera y a la vez apropiada para todas las partes!

  7. hola, me gusto mucho lo que escribiste, yo soy de provincia y te dire que cosas similares se vive aca, tal vez no con respecto a los colegios sino a grupos “elites” que subsisten a pesar que pertenecen a los “yo fui” o “yo tuve”…cosas del orinoco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s