Felizmente todavía existen los caballeros

Sigo creyendo en el cuento del príncipe azul y el caballo blanco. Me aferro a esa idea romántica porque tengo dos hijas y es lo que sueño para ellas.

No se asusten y sigan leyendo. Traduzcamos cuento a historia, príncipe a buen chico y caballo blanco a caballerosidad y buenos modales aunque el transporte sea una combi o un carrito sencillo.

Mi post de hoy trata sobre algo simple : los buenos modales y qué estamos haciendo los padres para inculcarlos, imbuirlos o inspirarlos en nuestros hijos.

Algunos chicos de hoy con las justas saludan, utilizan monosílabos, a veces ininteligibles, para responder y le prestan mucho más atención al blackberry que al almuerzo familiar o la pregunta de papá sobre la fiesta de la noche anterior.

Regla número uno : cuando estás en la mesa de comedor dejas tu celular en el cuarto… el ruídito desquicia, distrae y no ayuda a la digestión, ni a la dinámica familiar.

Regla número dos (y más importante que la uno) : cuando papá hace una pregunta se le responde y no de mala gana, si no mirándolo a los ojos entablando un diálogo, una conversación y una conexión durante el almuerzo familiar.

Parece elemental y básico, pero no siempre sucede de esa forma y muchas veces estamos sacándole información, a nuestros hijos, con cucharita o compitiendo por su atención con un blackberry o su laptop.

En este caso, y sobre todo en este caso, no se debería aplicar mal de muchos consuelo de tontos… porque seríamos bastante tontos de conformarnos con una relación mediocre con nuestros hijos o de tener hijos mediocres sólo porque vemos generalizada la mala comunicación con los adolescentes.

 Los chicos de ahora son como los padres les permitamos que sean. Y no me refiero sólo en términos de comunicación, si no en todo el amplio concepto de educación que sembremos en ellos.

La otra vez un niño gracioso tomó prestado el celular de mi hija y mandó un mensaje bastante obsceno a todos sus contactos. Después de hacer todas la averiguaciones, incluyendo amenazar a Isabella con no dejarla salir hasta que me diera el nombre del chico, tomé la decisión de llamar a la mamá para contarle lo ocurrido.

Lo hice por dos motivos : yo agradecería que si uno de mis hijos tiene un mal comportamiento alguien me lo comunicara y me alertara del hecho y, además, no era la primera vez que sucedía un incidente con el compañerito.

Después de hablar varias veces con el chofer y una asistente que no estaban autorizados a dar su celular, conseguí hablar con ella.

Le expliqué, de forma bastante amigable, lo que había sucedido, recalcándole que entendía que se trataba de una broma de chicos, algo sin mayor trascendencia si se conversaba con ellos para que no volviera a suceder.

Digamos que hay una línea bien delgada entre una broma inocente y una de mal gusto. Entre una payasada y una grosería.

Enseñar los límites es una de las tareas en las que más constancia tenemos que poner los padres.

La mamá me dijo que estaba en shock, que necesitaba asimilar la noticia  y que me llamaría en 15 minutos… Nunca me llamó.

Es evidente que ese niño seguirá siendo el graciosito del grupo y su mamá hará caso omiso en el delgado límite  entre hacer una gracia o ser malcriado.

Hace dos días recibí la llamada de la mamá de un amigo de Isabella.

La señora, encantadora, me contó que su hijo había invitado a Isa a su fiesta de pre pre.

Además de mi evidente emoción como madre de las primeras fiestas de Isabella, me pareció de mucha educación y detalle que la mami del niño se tomará el trabajo de llamarme y explicarme todo lo referente a la fiesta.

Es muy probable que el chico haya sentido roche de pedirle a Isabella mi número de celular.

Ay mami, que roche como la vas a llamar…

¿Cuántas veces dejamos que ellos, apenas adolescentes, tomen decisiones sobre temas donde carecen de experiencia o conocimiento?

Somos nosotros los educadores de ellos, los que damos el ejemplo y tenemos el criterio para ver que está bien y que está mal

Mami, no te pases… mami, que roche.

Mami, no hay forma…

Mami, no la hago…

Las normas las ponemos nosotros. Sorry.

Se nota a leguas cuando los padres están presentes en la educación. Haciendo llamadas, a veces un poco incómodas, pero necesarias. Respondiendo a la inquietud de los otros padres, dando la cara cuando nuestros hijos se equivocan. Y, por el contrario, como se nota cuando los padres simplemente no están o, lo que es peor, apañan a sus hijos y tratan de tapar el sol con un dedo.

Si te intereso, puedes leer también:

Los hombres no nacen malos

Un NO como regalo a nuestros hijos

Anuncios

9 pensamientos en “Felizmente todavía existen los caballeros

  1. Maravilloso, me siento muy orgullosa de tí, ojala todos los padres actuaran así, el mundo seria otra cosa ya que le educación de casa es la que lleva a los hijos al triunfo….

  2. Me encanto! Y ademas llego en el momento preciso, en el salon de mi hijo (kindy 5 años) ya suceden incidentes que traspasan esa fina linea de la que hablas tu, y la respuesta de los padres es: it’s ok, boys are boys! Oseaaa ser niño es hacerle bullying a un compañero, ser niño es pegarle con in bate en la cabeza al otro (“jugando”) y ser niño es atormentar a una nena diciendole que es gorda! (Ojo 5 años ehhh).
    Entonces claro ahi yo me pongo a imaginar, y el escenario me aterra, de como sera ese nene en 6 años mas! Si no ponemos nosotros los limites como padres , quien?
    Yo tambien creo en principes azules, por eso yo crio a mis hijos como caballeritos, y sip tambien creo que encontraran una pinky princess y viviran felices por siempre! Somos nosotros los que criamos caballeros o patanes, no nos quejemos luego.
    Besos Marisol de mi ❤,
    Yoyi

    • Totalmente Yoyita! gracias por tu comentario y compartir tu propia vivencia… uno ve cada cosa!
      Padres manejados como trapos por hijos tiranos.
      Leí ayer que alguien dijo : pedimos dejar un mejor planeta para nuestros hijos, porque no empezamos por dejar mejores hijos a nuestro planeta.

  3. cierto! La decisión es estar o no, no es cosa de tiempo es cosa de decisión; y tampoco estar para apañar, sino para enseñarle que la vida es dura y q siempre deberá asumir sus consecuencias.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s