La mejor religión es la que nos acerca más a Dios

Llegué a Buenos Aires un día soleado de febrero hace más de 16 años. La ciudad me pareció hermosa, grande y generosa.

Buenos Aires me recibió con los brazos abiertos en un día lleno de sol, con árboles coposos y las avenidas más anchas que haya visto jamás.

BIENVENIDA MARISOL

Mi suegro me esperaba en la casa de San Isidro con un hermoso cartel que me daba la bienvenida.

San Isidro es un barrio residencial en Buenos Aires, que se podría parecer a La Planicie de Lima porque queda alejado del centro de la ciudad y está lleno de casas grandes.

Así me sentí en esa casa grande; bienvenida.

A José yo no lo conocía y me invitó a sentarnos en el comedor de diario que era bañado por el resplandor de ese viernes de verano.

Estaba ansioso por conocer a quien sería su nuera en sólo pocos meses.

Lo primero que me preguntó es porqué había decidido tener una hija siendo tan joven.

Su pregunta no me incomodó ni un poquito aunque fue frontal y sin preámbulo alguno.

Ahora entiendo que las preguntas formuladas desde el corazón, la comprensión y  la ternura sólo te permiten recibirlas de la misma forma : con el corazón.

En sus preguntas no había juicio, sólo ganas de conocerme de verdad.

Veníamos de mundos distintos y él creó un puente para que pudiéramos transitarlo y acercarnos para siempre.

Me habló de su religión y de las similitudes que existen entre la religión judía y la católica.

Me explicó de forma muy simple que ambas religiones tienen más similitudes que diferencias.

Yo lo escuchaba admirada sin terminar de percatarme de mi ignorancia en el tema y los prejuicios con los que somos educados.

El antiguo testamento de los cristianos es el mismo que el de la religión judía;  escrito y dictado por Dios y entregado a Moisés en el Monte Sinaí.

 Nosotros  lo llamamos Biblia, ellos lo llaman Torá.

El Nuevo Testamento nos separa y diferencia.

Nosotros creemos que nuestro profeta ya llegó y ellos siguen esperando al suyo.

Nuestras raíces son las mismas, prosiguió José con dulzura.

La mejor forma de honrar a Dios es cumplir con los 10 mandamientos, en ellos está la explicación de lo que Él, como padre, espera de nosotros.

Nada más, así de simple.

Sin embargo, nosotros complicamos las cosas… en vez de celebrar nuestras diferencias y abrazar nuestras similitudes – que son muchas- nos miramos los unos a los otros como bichos raros, como harina de otro costal.

Escuchamos de superioridad de razas, de antisemitismo, de matrimonios mixtos, de trasmitir la religión a través del vientre materno.

De diferencias irreconciliables.

Nos discriminamos e inventamos prejuicios basados en un profundo desconocimiento de nuestra propia historia.

José nunca ha pretendido darnos cátedra de historia y mucho menos de religión, pero en profundas y sencillas conversaciones familiares nos trasmite una tolerancia y amplitud de criterio que es difícil de imaginar en un hombre que sufrió la intolerancia y barbarie de una guerra.

Una de las guerras más atroces que haya vivido la humanidad moderna : La persecución y genocidio de más de 6 millones de judíos.

Una guerra donde asesinaron a su padre, separaron a su familia y, donde siendo José  apenas un adolescente, tuvo que convivir con el odio de soldados que torturaban a sus prisioneros casi como un pasatiempo.

Sin embargo, pareciera que esas huellas imborrables sólo imprimieron en José una comprensión y visión del mundo que muchos de nosotros seguimos sin encontrar.

No veo la miseria que hay, sino la belleza que aún queda – Ana Frank.

La mejor forma de brindar homenaje a la gente que ha sufrido cualquier tipo de discriminación es respetarnos en nuestras diferencias y convivir en un amplio marco de tolerancia.

Más que defender y proclamar nuestra religión dándonos golpes en el pecho, demostremos que Dios habita en nuestro corazón con nuestras acciones y amor al prójimo.

No hay mejores religiones. La mejor religión es la que nos acerca más a Dios.

Anuncios

5 pensamientos en “La mejor religión es la que nos acerca más a Dios

  1. Sol! Qué bonito lo que has escrito! Cuando puedas dile a tu suegro que lo admiro muchísimo.
    Qué importante es aprender a abrir el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s