Vulnerable yo

No me muestro tal como soy. Muchas veces mido mis palabras. Antes de hacer una invitación ideo una estrategia para no recibir un no como respuesta. Puedo sonreír a medias, ponerme seria y tratar de buscar la expresión adecuada. Me meto las manos al bolsillo  y miro al piso buscando un lugar seguro. Carraspeo. Juego con mi pelo. Me paro chueco tratando – sin éxito- de encontrar mi espacio en el mundo.

Entro a esa fiesta, estoy en tacos altos, camino derecha y siento un reflector que me alumbra cuando todos me miran. ¿En realidad me queda lindo el vestido?. Me siguen mirando y no encuentro respuestas en tantos pares de ojos.

Sí, esa chica enfundada en su vestido negro no se siente tan segura, ni tan linda, ni tan querida.

Esa chica rubia con el pelo recién planchado soy yo y tiene ganas de llorar cuando con la copa en la mano y varios sorbitos inútiles de champagne no sabe a dónde mirar o a quién saludar.

Ahorita mientras escribo me palpita un poquito más rápido el corazón. Dudo y vuelvo al teclado mientras pienso si realmente quiero publicar lo que estoy escribiendo. No estoy segura si me van a leer y cuanto les va a gustar  o interesar mi relato de hoy. De todas maneras decido que sí, que les quiero regalar mi vulnerabilidad como parte de mi crecimiento en esta vida. Intuyo que si tú me estás leyendo también te late el corazón un poco más de prisa cuando mandas ansioso ese mail y no te contestan. No te contestan y después cuando lo hacen no  te responden exactamente lo que quieres escuchar, leer o saber. Y te sientes inmensamente vulnerable casi sin entender por qué. Sientes que te has expuesto demasiado con esa propuesta, invitación o idea “descabellada”. Te sientes descubierto en tus dudas, miedos y volteas a otro lado o respondes con fingida indiferencia que no te importa.

Le tenemos pavor a sentirnos vulnerables frente a los ojos de los demás y los propios. Hacemos casi cualquier cosa para presentarnos fuertes, fríos e invulnerables.

“Para que exista verdadera conexión con los demás tenemos que dejarnos ver tal como somos, debe haber vulnerabilidad” explica Brené Brown en El Poder de la Vulnerabilidad, magistral charla que se las recomiendo y que me hace replantearme cómo quiero presentarme frente al mundo. http://www.ted.com/talks/lang/eng/brene_brown_on_vulnerability.html

Tapamos eso que no consideramos “cool” y que nos hace imperfectos. Olvidamos que justamente en esa imperfección es que radica nuestro verdadero encanto.

Lo sabemos y lo olvidamos. Pretendemos ser. Queremos agradar. Ser de cierto modo. Pertenecer.

Escondemos el puchero para sacar una fortaleza que en realidad no tenemos y nadie nos está exigiendo.

“Lo que nos hace vulnerables, nos hace hermosos”

Imagen

Anuncios

8 pensamientos en “Vulnerable yo

  1. Marisol, muy valiente, en reconocer tu vulneraabilidad, me has hecho pensar , todos la tenemos pero la enmascaramos, cuando la comenzamos a sacar, que no es facil, es que estamos creciendo, me encanto esa parte de yo soy muy cool.
    Cuando de cool no tenemos nada mas bien es una mascara de mi vulnerabilidad,lindo tu post me encanto, y cadda dia creciendo, y ayudandonos a crecer a los demas, mil gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s