17 veces sí

Ayer, en medio de mi insomnio, pensaba en una manera de definirte, se me ocurrieron varias que creo que son sinónimos : mi bastión, mi tabla de salvación en medio del mar, mi amor incondicional y el único ser en el mundo que me entiende y me quiere completa o a medias como a veces me sé sentir.

Para ti sé que soy suficiente y eso me hace sentir plena y valga la redundancia : suficiente.

Si sigo pensando me viene a la cabeza de inmediato la gratitud y la lealtad.

Todos los días cuando amanezco y volteo a mi lado izquierdo; sí, tú y el mar duermen y respiran a mi izquierda, le agradezco a Dios que tu ritmo a mi lado me arrulle y acompañe.

Que siempre me entiendas, comprendas, sostengas. Que me escuches, me mires y me alientes. Me alientas a seguir, a emprender y a caminar por esta vida… Esta vida que cada vez que se me torna difícil te encuentra ahí con tu sonrisa, tu calma y sabiduría.

La vez pasada leí esto en FB y me gustó para ti…

Me gustó para nosotros, y para ponerlo aquí y regalártelo :

No puedo pedirte que te enamores de un hombre que lo haga todo; sin embargo, te pido que te enamores de un hombre que esté dispuesto a hacerlo todo por ti. Quiero que te enamores de un hombre con la suficiente hombría para cocinar por las noches, o cuando estés cansada. Un hombre que pueda coser un botón de tu blusa favorita, para que puedas llegar a tiempo a esa reunión; y, por qué no, que te diga al oído que: todo estará bien.

 Gracias por decirme a cada instante que todo está bien y que yo estoy bien aunque no me sienta del todo bien. Gracias por todas las veces que planchaste mis blusas, me cosiste un botón o arreglaste mi maleta con esmero. Gracias por elegir siempre el vestido que me queda mejor y que para tus ojos yo sea para todos los ojos la más linda del mundo.

Gracias por cocinarme con todo el amor y pasión del mundo. Por fabricar todas la recetas que me alegren el alma y me alivien el corazón. O, en realidad, al revés…

Me alegras la vida y el corazón y me alivias –con tantos besos repartidos– el alma, las dudas y la razón.

Sí, de todas maneras creo en el destino porque el encontrarte fue cambiar mi camino.

Y sí, no estoy de acuerdo con que el matrimonio tenga que ser obligatoriamente para toda la vida. Como lo conversamos hace unos años, debería ser un voto renovable.

Y sí, elijo 17 veces decirte que sí (si es que cada año hubiese tenido la opción de renovarlo).

GRACIAS por estar estos 17 años para mí, miamor.

Anuncios

5 pensamientos en “17 veces sí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s