Yo declaro

En mi agenda pequeña que llevo en mi cartera y que apunto aún con lápiz y lapicero escribo desde hace algunas semanas mis propósitos semanales.

Más que escribirlos, los declaro y así se empiezan a hacer realidad.

Parece simple y claro que lo es. Para mi, además, es poderoso.

Me ayuda a sintetizar en una palabra o en dos lo que quiero para mí en los próximos siete días.

Confieso que empecé un lunes que me sentía como descentrada. Así tal cual, como suena : sin centro, sin norte, con horizonte poco claro.

Apunté, agradecimiento. Así me quería sentir, a pesar de todo o de nada, quería que lo que me moviera y motivara en mi rutina diaria fuera la inmensa conexión con la gratitud.

Empezar mi día con total consciencia de todo lo hermoso que me sucede ya le da a mi día un sentido distinto. No soy disciplinada en meditación, ni soy experta en mantras, a penas una principiante y aprendiz que quiere tomar consciencia de lo que le sucede mientras le sucede. Unos cuantos minutos de desconexión a través de respiración consciente para empezar mi día más conectada, la linda melodía de un mantra y ya, así, empiezo a enfrentar un día nuevo que después se convierte en una semana y esa semana en el resto de mi mes.

No siempre lo logro, pero miro mi declaración encabezando el comienzo de mi semana en mi agenda y de ahí no se mueve. No se mueve y me mira a los ojos con sutileza e intención.

Esta semana escribí : más esperanza y menos expectativa.

Me hace mucho sentido y les explico porqué… Esa distinción entre esperanza y expectativa (ya la conté en otro post) me la regaló una sabia mujer : ambas palabras vienen de esperar, pero en la expectativa uno espera desde el debería ser “El mundo me debe siempre”, en la esperanza aparece la promesa “El mundo me da” y está presente la gratitud y el mirar todo lo que nos pasa como aprendizaje.

Como les comento, me hace mucho sentido en esos momentos que no me aguanto, que no sé lo que quiero y lo que no quiero. En momentos que vivo como esperando ni siquiera se bien qué.

Estoy segura que a todos nos pasa y esa inexactitud del sentir nos lleva a vivir ansiosos y preocupados de algo que tal vez ni existe!

“El mundo me da”, el mundo me da a manos llenas y siento que sólo debería sentir agradecimiento, pero no siempre es así.

Lo quería compartir con ustedes que sé que me leen y a través de la pantalla me escuchan. Compartir y confesar que muchas veces me siento ansiosa y frustrada sin saber porqué. Lo confieso y, acto seguido, declaro que me conectaré mucho más con la esperanza como tengo apuntado en la cabecera de mi semana 47.

image (2)

Anuncios

3 pensamientos en “Yo declaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s