Alimentación Consciente

A mi me gustan las curvas. Será porque de adolescente era bastante flaca y más de una vez me gritaron por ahí : oye flaca, ponle una papa más al caldo.

La flacura extrema no me parece saludable, atractiva y mucho menos sexy.

Sin embargo, entre gustos y colores…

La clave, más allá de gustos o modas, está en sentirnos cómodas con nuestro cuerpo. Quererlo y aceptarlo. Eso se siente y se trasmite. Nos planta en el mundo como mujeres más seguras y atractivas.

Amar nuestro cuerpo. Aprender a conocerlo para tratarlo adecuadamente. Para darle lo que necesita y le hace bien.

Las dietas, ese régimen alimenticio al que casi todas nos hemos sometido alguna vez, nos llenan de stress y no son sostenibles en ningún caso.

Someter a nuestro cuerpo a una alimentación en la que no necesariamente creemos sólo nos llenará de frustración y angustia. Seguir instrucciones dictadas por algún buen nutricionista, por internet o por alguna amiga nos puede hacer perder kilos, pero el chip en nuestra cabeza seguirá siendo el mismo.

“Para cambiar tu cuerpo primero debes cambiar tu mente”

La diferencia puede ser abismal y sostenible cuando empezamos a escuchar a nuestro cuerpo.

Hábitos alimenticios saludables versus dieta estricta.

Los hábitos se crean poco a poco en base a tener consciencia e interés.

Prestar atención a esas pequeñas señales que nos manda nuestro cuerpo.

¿qué me pide mi cuerpo hoy?

En mi caso descubrí que mucho dulce ya no me cae bien. Ingerir carbohidratos en la noche, tampoco.

Grasas buenas como la palta, aceite de oliva y frutos secos operan de maravilla en mi cuerpo y sé con sustento científico que las mujeres necesitamos más de esta grasa. Nos aportan agilidad mental, nos hacen lucir más saludables, mantener un cutis más lozano y un cabello más fuerte y brillante.

¿Qué te hace a ti sentir bien y con energía?

Existen, además, hábitos saludables (mindfulness eating) que pueden acompañar nuestra rutina alimenticia :

-Tomar consciencia –prestar atención- de los nutrientes y vitaminas que vamos a ingerir hacen que nuestro cuerpo los asimile mucho mejor.

– Comer a un ritmo moderado nos permite el disfrute y crear la sensación de saciedad más eficientemente.

– Saborear cada bocado nos permite estar conectados con todos nuestros sentidos (olor, color, sabor y textura de todo lo que ingerimos) y hacer de ese momento algo mucho más rico y especial.

La idea, más allá de modas o kilos, es sentirnos cómodas con nuestro cuerpo y hacer de la alimentación nuestra aliada para lograr ese maravilloso balance entre cuerpo y mente.

Anuncios

Un pensamiento en “Alimentación Consciente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s