Y sí nos mimáramos más…

Alessa, mi hija de 22 años, me contó de un hermoso encuentro que tuvo con una chica australiana en el baño de una discoteca en Dubrovnik.

Ale se quedó admirando su hermoso cabello lleno de rizos color miel y se lo dijo.

La chica australiana también le alabó su cabello. El de Alessa es lacio y de color caoba.

Luego la chica le pidió un abrazo y por unos segundos estuvieron fundidas en el calor de su piel, la mezcla agri dulce del sudor de la noche cálida y los latidos de dos corazones que latían un poco más quietos.

La ternura es la única emoción que permite que nuestro corazón palpite más lento que de costumbre.

Alessa de Perú y la chica de Australia seguro no se volverán a ver, pero eso no importa. Por unos segundos conectaron y se encontraron en un momento de máxima apertura y sensibilidad.

¿Cuántas veces nos decimos cosas amables entre nosotras?

¿Cuánto nos levantamos la moral, nos abrazamos, nos mimamos y nos miramos con amor?

En realidad, no siempre somos compasivas y amables entre nosotras.

Más bien, muchas veces, nos tratamos con poca delicadeza o bastante rudeza. Somos competitivas. Nos criticamos y juzgamos.

Un ejemplo banal y cotidiano –bastante recurrente- es cuando admiramos la vestimenta de otra mujer y sólo la miramos de un modo que puede ser para la otra difícil de interpretar.

¿Por qué no nos mimamos un poquito más?

¿Por qué nos cuesta tanto decirnos cosas lindas?

¿No estamos acaso en el mismo bando? ¿No pertenecemos a una misma tribu, a una sola especie?

Las mujeres tenemos la capacidad de curarnos entre nosotras. Elevarnos. Abrazarnos. Empoderarnos las unas a las otras.

En una conferencia de la universidad de Stanford se recalcó la importancia de que las mujeres nos proporcionemos sistemas de apoyo para lidiar con el stress y las experiencias difíciles de la vida. Esa cualidad “tiempo entre nosotras” nos ayuda a fabricar más serotonina que combate la depresión y produce una sensación general de bienestar.

Y es que la amistad y hermandad entre mujeres puede ser esa fuerza poderosa que tanto necesita el mundo para volverse un lugar mucho más fácil donde transitar y habitar. Un lugar más amigable que nos ayude a curar nuestras heridas.

Nosotras tenemos la capacidad de impregnar a este mundo con esa ternura que tanto nos hace falta.

Empecemos por regalárnolas entre nosotras.

Alguna vez las mujeres nos importamos.

Alguna vez las mujeres nos respetamos

Alguna vez las mujeres caminamos juntas
Alguna vez las mujeres nos encontramos y nos escuchamos
Y fuimos brujas y fuimos magas…
Nos tomamos de la mano y mezclamos luz de luna
Corrimos desnudas y nos vestimos de viento sur
Bebimos del mismo néctar y nuestros cabellos danzaron juntos…

(De Mujeres que Corren con Los Lobos)

Érase una vez que las mujeres recolectábamos alimentos, cocinábamos y criábamos a los niños todas juntas. Nuestras vidas estaban más unidas e inter conectadas, y éramos fuente de fortaleza y consuelo entre nosotras.

¿Cuándo se perdió eso?

Es verdad, y lo veo en FB, que ahora otra vez las mujeres se reúnen, viajan en grupo, tienen panderos, marchan solidarias por una causa.

Sin embargo, no sé que tan conectadas estamos realmente. Cuánto vibramos el sueño de la otra. Cuánto comprendemos que una flor florece más si tiene a una igual o más hermosa a su lado.

No necesitamos apagar el brillo de la otra para seguir brillando.

Unirnos por un fin común, como antes, cuando las mujeres danzaban en tribu alrededor del fuego y se trasmitían energía de sabiduría cuando alguna paria.

Tradiciones como la tienda roja, donde se reunían durante la menstruación para estar juntas, mientras los ciclos menstruales se sincronizaban, son cosas del pasado. Sin embargo, soñar con nuestra re conexión y recuperación de nuestra hermandad no es una utopía.

No es una utopía. Yo siento esperanza cuando mi hija me habla de la necesidad de conectarse y encontrarse de verdad con otras mujeres. Cuando se conmueve hasta las lágrimas por un abrazo con una chica desconocida, pero que pertenece a su misma especie.

mujeres-bailando

 

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Y sí nos mimáramos más…

  1. Bravo!!!!!!!!!

    me encanto..

    me hizo recordar un documental que esta disponible en los vuelos Lan (lo vi la semana pasada en un vuelo que me toco), de una mujer en un bus, dura creo que 8 minutos…para que lo busques en tu próximo vuelo …que de seguro, no debe faltar mucho…y cuentale a Alessa para que lo busque,

    Un abrazo y felicitaciones por el circulo de anoche!

    __

    *Cristóbal Del Castillo Mourguet*

    *Director*

    +51 1 739 09 87 | +51 987 593 967

    Los Ángeles 340 Miraflores | El Rosario 484 Of. 1101 San Isidro – Lima- Perú

    Conócenos con sólo un clic: http://www.insideup.pe |

    .

  2. Sabes que no me causa tanta sorpresa? Son casi 9 años viviendo ya aqui. Antes escuchaba los cumplidos con cautela y esperando encontrar la segunda intencion. Hoy ya entendi que la mujer australiana te piropea, te alaba y te lanza flores…..de verdad, sin segunda intencion. Cuando te dice que bien te queda esa falda, que bonito tu pelo etc te Lo dice Pq Lo siente , pq le gusta. Btw ya adopte la misma costumbre hahaha

    • Que buenoooo! igual tú siempre has sido generosa en dar cumplidos. Ojalá, es tan necesario, que todos adoptemos esa práctica y nos abracemos y mimemos más.
      Sin segundas intenciones, sólo de purito amor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s