Yo creo en la magia

No de varitas mágicas, unicornios de sangre plata o hechizos de libro.

Creo en las recetas de amor, en los consejos de oro y en pensar tanto en una persona y con todo el corazón que aparece sin remedio. Si cierro los ojos y le mando toda mi luz, recibiré de ella una evidencia certera.

Creo en poner tu mano en eso que duele mucho y lograr que el dolor se atenúe hasta casi desaparecer.

Creo, sobre todo, en las buenas intenciones; esas que de tan cargadas de vibra excepcional hacen que las cosas sucedan. Que las cosas se acomoden. Encuentren su rumbo y lleguen a su exacto destino.

En querer tanto algo que se materializa de alguna forma y sin razones precisas.

Creo en esperar con paciencia indicada a que eso llegue y cuando llega en el instante justo, tengo la maravillosa certidumbre que era cuando tenía que llegar. Ni un minuto antes, ni uno después.

“En un ser humano existe una anatomía real y otra poética. Una se ve, la otra no. Una está hecha de dientes, huesos y carne. La otra está hecha de energía, memoria y fe”

Ayer cuando escribía este post me encontré con este bello texto en el muro de una amiga.

Cuando uno busca una señal, la encuentra.

Cuando estás en apertura, recibes.

Cuando estás en tu centro, confiada, sabiendo que el universo conspira a tu favor, ya nada puede ir mal.

Eso que no te gusta tanto se convierte en aprendizaje.

Ese NO en Nuevas Oportunidades.

Tus detractores en maestros.

Las decepciones en dosis extra de fortaleza para nuestro ser.

Estoy todos los días con mi hija mayor aunque ella vive hace 5 años fuera del país. Mi conexión con ella pasa más allá del Skype, whatsapp o snap chat.

Nos damos la mano antes de dormir. Presiento sus miedos, celebro su coraje y la acompaño cuando hace mucho frío.

Ninguna distancia jamás nos separa por eso siempre le digo que no la puedo extrañar.

Para mí eso es magia pura.

Un beso a tiempo.

La palabra precisa que llega a través de la lectura del tarot o de un amigo lejano que nos dice algo que da en el blanco. Justo cuando lo necesitamos escuchar.

La magia sucede cuando estamos completamente conectados con nosotros mismos y a la vez un poco desenchufados de nuestra cabecita.

Cuando soltamos. Creemos. Confiamos y nos dejamos llevar.

Cuando somos un sí a la vida.

Cuando nos atrevemos a dejar ese problema que no podemos resolver para el día siguiente. Lo envolvemos con algún papel de color, lo metemos en nuestra mesita de noche, prometemos no tocarlo hasta el día siguiente.

Y sí, les aseguro que sucede, al día siguiente (a veces puede tomar más de 12 horas hay que ser paciente y tener mucha fe) el problema ya no es problema porque halló alguna solución que a nosotros no se nos ocurrió.

Y así podemos andar más livianos por el mundo, sabiendo que no tenemos que resolver todo ni controlar mucho.

Hay magia alrededor, hay duendes hermosos que vienen a ayudarnos y aliviarnos de tanto trajín. Hay manos amorosas. Corazones compasivos. Sonrisas sanadoras. Miradas que transportan. Misterio y magia pura en esta vida si nos atrevemos a saltar y a cerrar los ojos más a menudo.

b4d16af3e9b6616901afd7e28e5c7ab9