Isa y yo no nos parecemos

Isa y yo no nos parecemos,  pero ella entre todas las madres del mundo me escogió a mi.
Así es ella de generosa y especial.
Aunque no me gusten los perros y cuide mi forma de vestir más de lo que ella entienda, me eligió a mi.
Pudo escoger a una madre perruna, pero ya se resignó a que mi amor por los animales sea distante y esquivo.
Pudo elegir a una madre más relajada, pero me acompaña a la peluquería y acepta que le regale una manicure y que ésta le dure casi dos meses. (Isaporfacambiateelesmalte)
Me pregunta alguna vez súper afanada y entusiasmada sobre su look y es, para mi, música para mis oídos.

Me encanta verla arreglada y lucir un estilo chic y despreocupado que sólo ella tiene.

Isa desayuna tomates, casi nunca lee mis posts y tiene una manera de relacionarse con los demás como para dictar cursos y dar cátedra.

Cómo sé que este post sí lo vas a leer, trataré de no explayarme tanto y ser ligera y divertida (madrenoseastanintensa)

Isa debe ser al menos la top 5 favorite person de toda la gente que la conoce.

Tiene una enorme capacidad para hacerse querer, terminar de favorita y ser invitada a los planes más épicos del mundo mundial.
Nunca deja de sorprendernos con sus mil planes y escapadas a distintos lugares del planeta. Ella respira libertad y emana simplicidad.
Así, de ese modo, eligió su siguiente destino: Madrid sin escala.
Lo decidió un día, hizo sus trámites y nos dio la noticia.
Ella hace unos años, y a pesar de parecer desapegada, dijo firmemente que no se iría a estudiar fuera porque no se quería separar nunca de mi.

No quería separarse nunca de mi.

Esa es la mayor declaración de amor que Isabella me ha hecho.

Hoy desafía sus temores y se lanza al mundo como ella lo sabe hacer : valiente, decidida y con su permanente serenidad.

Se va a conquistar Madrid y a seguir diseñando el mundo.

A Isa y a mi nos encanta dormir y hacer planes en la comodidad de nuestra casa. Eso y nuestro amor por el diseño nos impulsó a ser socias y lanzarnos a la aventura de las pijamas.

No podríamos tener un mejor negocio juntas : nada nos gusta más que estar en la cama.

También nos fascina pasear por Gamarra, recorrer las calles feas, meternos a todos los huecos y negociar con los proveedores más exóticos que puedan existir.

Amamos los anticuarios, comer rico, la playa, el sol, el mar y un buen gin tonic con frutos rojos.

Con Isa nos reímos, discutimos, guardamos silencio, escuchamos música y nos comunicamos por whatsapp.

La tecnolgía, el color y el diseño nos une.

Me encanta mandarle mi lista de pendientes y si está de buen humor los cumple en 5 minutos como si fuera la más aplicada alumna oriental. Es eficiente e impecable.

Si está de malas me deja en seen y no responde hasta el día siguiente después del medio día.

Ahí, de cierta forma, me hace recordar a nuestro gato que se despereza largamente, camina sin prisa y no se engancha demasiado con nada.

Isa es dulce y fuerte a la vez, por eso se identifica con los elefantes.

Pinta cuadros con animales, ama el limón, el puré de papa y la vida simple pero sofisticada.

Isa se marcha a España y nos deja a todos en Lima pendientes de su desarrollo, crecimiento y conquista del mundo europeo.

 

 

Anuncios